HORARIO

Centro veterinario desde el año 1983
HORARIO: Lunes a Viernes: 10:00 a 14:00 - 17:00 a 20:00 // Sábado: 10:00 a 14:00 // Domingo y Festivo: 11:00 a 13:00 - Urgencias veterinaria 676 086 086

Síguenos

27 septiembre, 2015

TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO CANINO (TOC)

¿Pueden tener los perros un trastorno obsesivo compulsivo?

La investigación ha determinado que el TOC afecta a 1 de cada 50 perros. No hay una causa definitiva para el trastorno obsesivo compulsivo canino (TOC), pero algunos sugieren un posible componente genético, especialmente en las razas muy nerviosas. Sin embargo es por la primera etapa de vida con estrés que han sido acusados, el abuso, el destete prematuro, falta del imprinting, restricción física excesiva, aislamiento prolongado y ambientes caóticos y desencadenantes primarios considerados para la enfermedad en los caninos.

Cuando el animal se destacó como a través de la ansiedad por separación, por ejemplo, el TOC, como comportamientos puede emerger. En los perros, la condición se manifiesta persiguiendo la cola, persiguiendo sombras, girando sobre si mismo, consumo excesivo de agua, lamiéndose excesivamente, ladrido persistente, perseguir moscas, y una costumbre de comer compulsivamente cuando devoran sustancias no nutritivas como el caucho, plástico, ropa, e incluso las heces.

Muchas veces el perro tendrá una afinidad particular por un juguete o una manta que parece calmarlos. El TOC no representa un alto riesgo para la salud general de las mascotas, sin embargo la persecución de la cola o el aseo obsesivo puede resultar en algún daño físico y alopecia psicógena.

El tratamiento de las conductas compulsivas para los perros.

¿Los perros pueden padecer TOC? En realidad no, pero sí conseguir comportamientos compulsivos. ¿Cuál es la diferencia? Los comportamientos obsesivos compulsivos incluyen pensamientos obsesivos, que no se aplican a los perros ya que no podemos saber lo que están pensando. En cambio, en los perros, estos trastornos se denominan trastornos compulsivos. Aquí están algunas otras ideas importantes sobre este comportamiento curioso del perro que son llamamos trastornos compulsivos.

¿Qué son los trastornos compulsivos?

Los trastornos compulsivos (trastorno obsesivo compulsivo, TOC) se producen en los perros, aunque no con mucha frecuencia. Estos comportamientos son exageraciones de los comportamientos de los perros normales. Se exhiben por más períodos de tiempo esperado, se repiten fuera de contexto, y en situaciones en las que se considera anormal.

Los cambios comunes de los perros que pueden ser clasificados como compulsivos incluyen girarse, persiguiendo la cola, persiguiendo y morder la cola, ladrar, morderse, quedarse mirando al vacío, chupar un juguete, o chuparse una parte del cuerpo.

¿Qué causa los trastornos compulsivos en los perros?


Los trastornos compulsivos son causados por conflictos, estrés y / o frustración. Con cada evento estresante que su perro se encuentra, se produce una liberación de neurotransmisores implicados en la respuesta al estrés. Cuando un perro se siente frustrado o estresado, puede comenzar a realizar un comportamiento normal, como la celebración con un juguete en la boca con el fin de aliviar el estrés. 

Si sostiene el juguete en su boca en realidad reduce los neurotransmisores involucrados con el evento estresante, el perro es probable que realice ese comportamiento nuevo cuando se está estresado. Para algunos perros, este comportamiento se vuelve ritualizado y repetitivo por la recompensa intensa que se asocia de la reducción en la sensación fisiológica del estrés o frustración.

Con el tiempo, los comportamientos compulsivos progresan y empeoran. Los perros suelen comenzar a ejecutar la conducta compulsiva con cualquier evento estresante, no sólo la situación original incitante. El comportamiento puede hacerse cargo en la vida del perro en su sustitución normal del sueño y los hábitos de alimentación. Puede causar daño al perro como el impulso para realizar el comportamiento particular que se hace más y más fuerte. Los perros que persiguen sus colas a menudo, terminan mutilando la cola que requiere la amputación, mientras que los perros que se chupan a sí mismos con frecuencia se causan infecciones en la piel.

A veces, lo que parece ser un comportamiento compulsivo, es en realidad un comportamiento de búsqueda de atención. Incluso los comportamientos que se inician como conductas relacionadas con la frustración puede ser recompensado por inadvertencia cuando los propietarios prestan atención al perro cuando realiza la conducta. Por ejemplo, si un propietario le grita ¡No!, Que sigue siendo considerado por el perro como la atención y puede perpetuar la conducta.

Si usted piensa que su perro presenta un comportamiento por su atención, pruebe las siguientes pruebas. En primer lugar, grabar en vídeo a su perro cuando usted no está en casa para ver si y cuando el comportamiento ocurre en su ausencia. A continuación, tratar de salir de la habitación la próxima vez que tu perro realiza el comportamiento. Si no realiza el comportamiento en su ausencia, su atención o presencia es más probable que sea una parte del problema.

Algunas razas de perros están predispuestas hereditariamente a ciertos comportamientos compulsivos. Por ejemplo, los Bull Terriers y los Pastores Alemanes, que se observan con frecuencia para perseguirse la cola. El Labrador Retriever exponen comportamientos obsesivos orales como comer, por el que se conduce al perro a recoger cualquier objeto y comérselo.

El Doberman es bien conocido por morderse el costado, por lo que el perro tiende a chuparse en la piel del costado durante largos períodos. La mejor manera de saber si su perro está predispuesto a un cierto tipo de comportamiento es hablar con su veterinario acerca de la predisposición genética de su raza. Luego, si es posible, hablar con el dueño de los padres de su perro para aprender de su comportamiento.

¿Cómo se trata los trastornos compulsivos en los perros?

Lo primero que debe hacer si usted piensa que su perro tiene un trastorno compulsivo es ir a su veterinario para obtener ayuda. Dado que las condiciones médicas pueden causar síntomas similares a los comportamientos compulsivos en los perros, es muy importante para descartar enfermedades médicas como neurológicas, endocrinas, gastrointestinales y trastornos ortopédicos. Su perro debe recibir un examen físico completo, así como trabajo de laboratorio de detección antes de considerar el tratamiento para un trastorno compulsivo.
Si su perro está completamente sano y libre de dolor, puede tener un trastorno compulsivo. Los trastornos compulsivos se tratan con medicamentos para bajar la excitación y el conflicto, así como la modificación de conducta para dar al perro una estrategia alternativa para hacer frente exterior de la conducta compulsiva.

El tratamiento a menudo se prolonga y se continúa durante la vida del perro. Si su perro ha sido diagnosticado con trastorno compulsivo que puede esperar algunos altibajos en el tratamiento y en el comportamiento de su perro. A menudo, los casos crónicos se hacen referencia a un Psicólogo canino certificado para el tratamiento.

La mejor cosa que usted puede hacer para su perro si usted sospecha un trastorno compulsivo o si su perro muestra repetidamente cualquier comportamiento, aunque parezca inofensivo ahora, es buscar la ayuda de un Psicólogo canino. Cuando las conductas compulsivas se tratan a tiempo y rápidamente, el pronóstico es mucho mejor que si han progresado a un estado crónico.

Etólogo Canino: doctorleuka@gmail.com

Centro Veterinario Leuka

No hay comentarios:

Publicar un comentario