HORARIO

Centro veterinario desde el año 1983
HORARIO: Lunes a Viernes: 10:00 a 14:00 - 17:00 a 20:00 // Sábado: 10:00 a 14:00 // Domingo y Festivo: 11:00 a 13:00 - Urgencias veterinaria 676 086 086

Síguenos

15 octubre, 2015

¿Cómo pueden los perros caminar sobre la nieve sin que se le congelen los pies?


Los científicos en Japón han resuelto un misterio veterinario existente desde hace mucho tiempo: ¿cómo los perros pueden pararse y caminar durante mucho tiempo en la nieve y el hielo sin molestias aparentes, y sin la congelación de sus pies?

Los científicos de la Universidad de Tokio Yamazaki Gakuen se preguntaron por qué los perros no parecen sentir el frío en sus patas, a pesar de que las patas tienen menos aislante de piel que de su tronco. Los pies tienen almohadillas con un alto contenido de grasa, que se congelan con menos facilidad que otros tejidos, pero también tienen una superficie de gran área de volumen, lo que significa que debe perder calor fácilmente.

En los seres humanos expuestos a temperaturas frías, se produce una estrangulación en los vasos sanguíneos en las extremidades para reducir el flujo sanguíneo y la pérdida del calor resultante, y se asegura que la sangre vuelva al resto del cuerpo para que no se enfría demasiado.

El equipo de investigación, dirigido por el Dr. Hiroyoshi Ninomiya, utilizó un microscopio de electrones para estudiar los pies de cuatro perros adultos, y descubrió que las arterias que suministran la sangre en las almohadillas, tenían redes de numerosas venas pequeñas, estrechamente asociados con ellas, y que el sistema actúa esencialmente como un intercambiador de calor contra corriente.

Cuando la sangre caliente llega a las patas a través de las arterias, el calor se transfiere a las venitas estrechamente relacionadas con las arterias, lo que garantiza que la sangre se ha calentado antes de que vuelva con el resto del cuerpo.

El sistema de calor contra corriente de cambio evita el enfriamiento del cuerpo y se asegura de que la temperatura de las patas se mantiene dentro de límites razonables. El mismo sistema también se ha identificado en otros animales como los pingüinos de la Antártida, donde se encuentra en sus pies y alas, y en los delfines, que utilizan un sistema de intercambio de calor en sus aletas.

El zorro ártico ya era conocido por tener un sistema de calor contra corriente de cambio en sus pies, junto con numerosas otras adaptaciones al frío, pero la existencia de tal sistema en los perros domésticos no había sido sospechada o identificada. Los resultados sugieren que en los perros domésticos podrían haberse originado con un clima frío, en el que tal sistema habría tenido beneficios de supervivencia.

Los perros domésticos no son capaces de soportar las condiciones de hielo en sus pies con la misma medida, en función de su entorno (por ejemplo, residiendo habitualmente en el interior), y el tipo de raza. A menudo se sugieren consejos muy comunes para poder ayudar a los perros domésticos ha evitar que tengan los pies fríos en invierno, para asegurar que sus almohadillas no estén agrietadas, o dañadas de cualquier manera, y rociarle sus patas con aceite en spray antes de sacarlos en la nieve. La congelación es muy poco frecuente en los perros, pero puede ocurrir.

Centro Veterinario Leuka




No hay comentarios:

Publicar un comentario